Saltar al contenido

No compres una Moto de Segunda Mano antes de Revisar esto

Revisar-antes-de-comprar-una-Moto-de-Segunda-Mano

Comprar una moto de segunda mano supone a partes iguales ilusión y temor: ilusión por comprar una nueva moto, temor por que te la cuelen.


Me apasiona comprar motos de segunda mano. Encontrar chollos. Estrenar una nueva moto vieja.

He comprado 12 motos de segunda mano (realmente de tercera o cuarta) a lo largo de mi vida.

Muchas veces he acertado. Otras veces me la han colado por completo.

Para que no te pase lo mismo te voy a contar qué 55 cosas tienes que comprobar al comprar una moto de segunda mano.

Para que no te vendan la moto.

Puedes utilizar este checklist para ahorrar algunos euros en tu compra (lo puedes descargar en pdf al final de la entrada).

A) Cosas que hacer antes de ir a ver la moto de segunda mano

Antes de ir a ver tu nueva moto de segunda mano tienes que comprobar una serie de cosas. Se trata de ir preparado a la inspección, pero también puede ahorrarte un tiempo precioso descartando la moto a tiempo.

1) Investiga acerca del modelo

Me dedico a homologar motos. Muchos de mis clientes vienen porque no han pasado la primera ITV tras comprar una moto de segunda mano.

No sabían que su moto estaba modificada.

La compraron y su dueño no les advirtió que había quitado un carenado, cambiado una horquilla o sencillamente cambiado el tamaño de los neumáticos.

Seguramente estés pensando: yo me daría cuenta de eso seguro.

Si puedes diferenciar una tija de una GS500E de 1992 de una de 1999 mándame el currículum. Lo mismo si sabes la medida de los neumáticos de todas las versiones de la Yamaha XJ 600.

Por ejemplo, Azahara, mi BMW R45 tiene dos discos delanteros, sin embargo ese modelo puede tener un solo disco. Ese tipo de cosas pueden incrementar el precio de tu moto cuando no pase la primera ITV.

2) Consulta en foros

Si el modelo concreto que quieres comprar tiene algún problema recurrente, se hablará de ello en foros.

Hace unos meses fui a comprar para mi primo Javier una BMW R1200GS.

Es habitual en ese modelo que pierda aceite por el retén del cardan, algunos problemas de batería y el embrague puede rozar en frío. Yo no lo sabía, pero los foros especializados de ese modelo sí.

Descarté una de ellas porque efectivamente sonaba un clac clac con la moto fría a bajas revoluciones. Jamás lo habría escuchado si no hubiera sabido lo que iba buscando.

3) Investiga su precio

Ya sé que esto es lo primero que has hecho, pero por si acaso.

Entra en Wallapop, Milanuncios y otras páginas de compraventa de segunda mano y comprueba la horquilla de precios en la que se vende tu moto.

Es muy útil para negociar el precio.

4) Pregunta al vendedor

Antes de ir a ver la moto pregunta al vendedor.

¿Cómo está la moto en general? Que te cuente qué revisiones le ha hecho, si han sido en concesionarios oficiales de la marca, si hay que cambiar los neumáticos pronto, batería, pastillas de freno, etc.

Pregunta si tiene las facturas de las reparaciones o de las revisiones que haya pasado la moto.

En resumen, nadie conoce la moto como su dueño. No hay nada de malo en reconocer pequeños errores o necesidades.

Fíate del vendedor que conoce su moto, que sabe cuándo se han hecho las revisiones y que reconoce sin pudor las pequeñas pegas que tiene. Probablemente haya cuidado su moto como tú lo harías.

5) Documentación de la moto

Esto sí que es muy importante.

La moto debería estar dada de alta, sin embargos y con la documentación al día.

Sólo conociendo la matrícula puedes obtener un informe de antecedentes de la moto, que te dará todos estos datos además de las ITVs pasadas y cualquier información relevante de la moto. Merece la pena.

Si yo hubiera seguido este consejo no habría comprado una moto embargada.

6) Kilómetros de la moto usada

Solemos tomar la cantidad de kilómetros que tiene una moto usada para decantarnos o no por su compra.

Pero, ¿Cuántos kilómetros debe tener una moto de segunda mano para ser una buena compra?

Es una pregunta muy difícil de responder. Para mi, una moto de menos de 15.000 km es casi una moto nueva.

Si lo que busco es comprar una moto clásica, las he llegado a comprar motos de 100.000 km, aunque no es lo habitual.

matricular-moto-importada

No es lo mismo comprar una scooter que una moto de carretera.

Como norma general, puedes poner el límite en unos 30.000 – 50.000 km.

Piensa que suele calcularse que una moto tiene una vida útil de 100.000 km.

B) Cosas que comprobar de la moto de segunda mano que quieres comprar in situ

Para evitar que nos den gato por liebre debes comprobar una serie de puntos importantes.

Al final de la entrada puedes descargarte el checklist para imprimirlo y llevártelo si quieres el día que vayas a ver la moto de segunda mano que quieres comprar.

a) Antes de arrancar la moto:

1) Inspección visual general

Procura ver la moto en un lugar amplio y con buena luz.

Si está enterrada entre zarrios en un almacén oscuro nos será complicado hacernos una idea adecuada. Si es posible, que la saquen a la calle.

En esta primera inspección debemos comprobar que todo está correcto a simple vista, que no faltan piezas.

Hay piezas, como el caballete, una defensa, los reposapiés o los guardabarros, que pueden pasar desapercibidas.

2) Comprueba que la moto está recta y alineada

Fíjate bien en que ruedas y horquillas están rectas. Una horquilla desviada es una avería importante.

Un accidente ha podido doblar alguna barra del chasis.

Si la rueda trasera no está alineada con la delantera puede ser por una mala alineación del basculante.

3) Haz girar la rueda trasera

Con la moto sobre el caballete, la rueda trasera debería girar libremente y pararse inmediatamente al presionar el freno.

Comprueba que la rueda no está doblada. Esto se ve perfectamente al hacerla girar.

4) Palancas y pedales

Comprueba que las manetas no están partidas, deberás cambiarlas para pasar la ITV.

Revisa el pedal de freno y la palanca de arranque. Deben tener sólo una pequeña holgura.

La palanca de cambios debe moverse hacia arriba y hacia abajo, pero poco en lateral.

5) Luces

Comprueba que la moto tiene todas las luces, sobre todo los intermitentes, que son más propensos a eliminarse.

Pregunta si son los originales. Si no lo son, comprueba que en la tulipa tienen impresos los correspondientes códigos de homologación. De lo contrario te tocará comprar otros.

Pide que enciendan la moto para comprobar que todas las luces funcionan.

Intermitentes BMW K100

6) Espejos

¿La moto tiene sus dos espejos? Es algo que suele pasar desapercibido.

También tienen que tener un código de homologación. En el cristal o por detrás.

7) Ruedas

Es uno de los puntos que puedes utilizar para negociar el precio.

Unas ruedas en mal estado pueden encarecer tu compra en unos 200 € o más. Aprovéchalo para bajar el precio.

Si sabes que la moto lleva años sin utilizarse, busca la fecha de caducidad de los neumáticos. Aunque parezcan perfectas, pueden estar totalmente cristalizadas.

Los neumáticos caducados, por muy bien que estén en apariencia, no pasan la ITV.

Comprueba que las llantas no tienen grietas y que los radios están en buen estado. Si están muy oxidadas puede que te toque cambiarlas.

Para comprobar los rodamientos, agarra la rueda e intenta moverla en su dirección perpendicular. La holgura debería ser mínima.

Frases sobre motos

8) Elementos del pasajero

Si la moto es de dos plazas, es habitual que le falten los elementos de seguridad del pasajero: asidero y estriberas. Búscalos.

9) Carenados

Comprueba que están bien sujetos.

Fíjate en que no haya agujeros sin sus tornillos ni grietas reparadas.

La moto debe tener 2 guardabarros.

Carenado completo moto

10) Depósito de gasolina

En motos muy antiguas el depósito puede haberse oxidado.

El óxido superficial se puede reparar. Si por dentro está lleno de óxido incluso existen agujeros, olvídate.

11) Aceites y grasas

Pregunta dónde duerme normalmente la moto y mira el suelo. Un gran charco de aceite o su surco (si el vendedor se ha preocupado de limpiarlo) puede indicar una fuga en el cárter o un mal estado de las juntas.

Una pequeña gota de aceite es normal.

Mira las horquillas. Si están limpias como nuevas es probable que el vendedor se haya afanado limpiándolas a conciencia antes de que llegaras.

Haz fuerza sobre el manillar hacia abajo para ver si supura algo de aceite por los retenes. Es otra avería que incrementará tu compra en unos 150 €. Como mínimo.

12) Revisa la cadena

La cadena (y todo el conjunto de arrastre) es uno de los elementos que más se desgasta en una moto.

Comprueba que no está oxidada o agarrotada.

Cadena-de-moto-con-holgura-excesiva

Mira el tensor, si está en su punto máximo y ha agotado su recorrido te tocará cambiar la cadena.

Observa la corona de la rueda trasera. Si los dientes son puntiagudos toca cambiar todo el kit.

Si la cadena está bien lubricada y mantenida probablemente estás ante un vendedor cuidadoso, que habrá tratado igual de bien el resto de la moto.

13) Comprueba los frenos

Algo que debe cambiarse con cierta frecuencia son las pastillas de freno.

Revisa su grosor y pregunta cuándo se cambiaron por última vez.

Haz girar la rueda para comprobar si el disco está recto o doblado.

14) Súbete a la moto

Móntate en la moto y comprueba que el manillar gira libremente y sin holguras.

Comprueba que la suspensión funciona adecuadamente, sin agarrotarse.

Aprovecha para comprobar que la moto frena bien.

15) Documentación

Puede ser un buen momento para echar un vistazo a la documentación.

Comprueba que el número de bastidor coincide con lo que se indica en el permiso de circulación.

Comprueba en la ficha ITV si tiene modificaciones homologadas y si los neumáticos coinciden con lo que aparece en el documento.

16) Comprueba que la moto está fría

Justo antes de arrancar la moto comprueba que está fría.

Una moto previamente calentada puede esconder muchos defectos: dificultad para arrancar, ruidos con la moto fría, embrague gastado, etc.

Si puedes, pídele previamente al vendedor que no la arranque.

Con la moto fría revisa que el escape está correctamente anclado.

B) Con la moto arrancada

Pide al vendedor que arranque la moto y aguza el olfato y los oídos.

1) ¿La moto arranca bien?

Observa detenidamente cómo arranca la moto el propietario. Si tiene algún tipo de ritual es posible que a la moto le cueste arrancar en alguna circunstancia.

Recuerdo una Burgman que vendí y que sólo arrancaba encima del caballete porque el sensor de pata de cabra tenía un fallo. Olvidé decírselo al comprador y cuando media hora después de haberla vendido salí de casa, el pobre chico seguía allí sin poder llevarse la moto.

Si tarda en arrancar puede ser por una batería descargada o por bujías sucias.

Pero también puede ser por causas peores.

2) Ruidos

¿Suena algún repiqueteo metálico? Puede deberse a un mal reglaje de las válvulas. Es un sonido que probablemente sólo escuches con la moto fría.

¿El sonido es regular o se escuchan explosiones en falso? Puede ser por el mismo reglaje de válvulas, pero también puede esconder un mal estado de los segmentos, de la bujía o de la carburación.

¿La moto se acelera? Lo mismo. Además, estos sonidos no podrás apreciarlos si han calentado la moto previamente.

3) Olores

¿La moto echa mucho humo?

Es normal que una moto recién arrancada eche un poco de humo blanco, pero debe desaparecer enseguida.

Un humo negro indica una mala combustión.

Un humo azul indica que la moto está quemando aceite, en el mejor de los casos porque los segmentos están gastados o los retenes de las válvulas en mal estado.

No deberías comprar una moto con humo blanco denso y de olor dulzón. Su avería es de las más costosas: entrada de líquido refrigerante en el motor, normalmente a través de la culata.

Humo negro moto

4) Respuesta de la moto

La moto debe acelerar rápida y progresivamente al accionar el acelerador.

Una moto mal carburada no responderá instantáneamente al dar gas.

Consejos para negociar el precio de una moto de segunda mano

He comprado muchas motos, pero también he vendido muchas otras.

Una negociación educada y razonable no debe molestar a nadie. Es incluso esperable.

De hecho, normalmente pongo un precio unos 500€ superior a lo que quiero recibir por mi moto, sabiendo que me tocará bajarlo para venderla.

Sin embargo, me cierro en banda cuando alguien, sin haber visto siquiera la moto, me pide una rebaja considerable. Prefiero no venderle mi moto a esa persona.

Por eso, te doy a continuación algunos consejos para bajar el precio de una moto de segunda mano, sin ofender al vendedor:

1) Pregúntale cuál es su mejor precio

Hazle esta pregunta, pero sólo después de haber comprobado exhaustivamente la moto, nunca antes de verla.

El vendedor sabrá que es probable que en ese momento por fin venda su moto y reciba su dinero. Está a pocos minutos de recibir un fajo de billetes.

Si la rebaja que te ofrece respecto al precio que pedía inicialmente te cuadra después de todo lo que has visto, cierra el trato.

Si te contesta: “¿cuánto pagarías tú por la moto?” Es momento de sacar la lista de comprobación.

2) Utiliza tu checklist

Un motero sabe lo que cuestan las cosas.

Sabe que cambiar las ruedas si están en mal estado no debería costarte menos de 150 € nunca. Aproximadamente lo mismo para un kit completo de arrastre. Y estoy tirando por lo bajo.

Cuando hablamos de marcas como BMW sabrá que cualquier accesorio roto o en mal estado cuesta una auténtica pasta. Lo sabe porque lo ha tenido que sufrir él mismo.

Mantenimiento BMW R45
Dinero que ya no tengo

Si en tu lista de comprobación has localizado elementos que deberás cambiar, es buen momento para hacer un cálculo rápido de lo que vas a tener que invertir en la moto nada más comprarla.

Si son cosas razonables, el vendedor podrá asumir una rebaja en su precio.

3) No te obsesiones con bajar el precio

Es probable que hayas ido a ver la moto sabiendo que es una ganga.

Que la moto tiene un precio muy por debajo del mercado.

Si no has detectado averías que justifiquen un precio tan bajo, no te obsesiones, compra la moto y huye.

Probablemente haya otro comprador esperando a la vuelta de la esquina para llevarse tu moto.

4) Cierra el trato en la visita

No te lo pienses demasiado.

No sería la primera vez que le digo al vendedor: “déjame un par de días para pensármelo” y, transcurrido ese tiempo, llamo para comprar la moto y ya está vendida.

Recuerda que el vendedor quiere vender su moto a toda costa, no tiene por qué reservársela a ningún desconocido como tú.

5) Hay muchas motos en el mundo

No hay nada mejor que vender sin necesitar el dinero y comprar sin necesitar la moto.

Ten siempre en tu cabeza el precio máximo que estás dispuesto a pagar por la moto. Si el vendedor no se baja de la burra, recuerda que hay muchas otras motos en el mercado.

Te aseguro que los vendedores huelen cuando quieres su moto a toda costa. ¡Que no se te note!


Lo prometido es deuda. Puedes descargar la lista de puntos de verificación para comprar una moto de segunda mano.

Espero que te sirvan mis consejos para comprar una moto de segunda mano. Si tienes más, por favor deja un comentario.

Apúntate a nuestra lista de correos y llévate

GRATIS nuestro curso de Mecánica de Motos de 216 páginas (y 2 regalos más).

Te mando un correo al mes (y a veces se me olvida).

6 comentarios en «No compres una Moto de Segunda Mano antes de Revisar esto»

  1. Buenas mi cuñado me vende una vespa 200 por 300 euros lo unico es que lleva mas de 20 años parada y creo que tenia la gasolina en el deposito.
    Merece la pena comprarla y llevarla a un mecanico?
    Gracias de antemano

  2. Hola buenas tardes Donkey,en primer lugar darte la enhorabuena por el árticulo ya que cada vez hay más fraudes o hablando con propiedad… Motos con vicios ocultos y te hablo entre particulares y profesionales por desgracia.
    Yo recomiendo siempre ir a un profesional(que ya quedamos pocos) pero no cualquier profesional ya que hay mucho cambia piezas que sin saber diagnosticar cambia por cambiar haciendo pasar ese coste al cliente, profesionales que ni siquiera saben o no hacen pruebas dinámicas de la motocicleta(y es lo más importante) ya que hablamos de la seguridad de una o dos personas.
    En una motocicleta hay muchas cosas que mirar como has indicado, pero una persona no profesional se puede dar cuenta de algunos detalles que comentas pero de otras…. Sintiéndolo mucho lo dudo como por ejemplo instalación eléctrica que pase por su sitio, eso dice mucho puede que la moto haya tenido un golpe estructural y los cables los han metido por otro lado o simplemente que la moto se ha fabricado por la noche (moto montada que han colocado un chasis legal sobre una moto robada) por desgracia las hay y muchas, sonidos de motor que solo aparecen cuando la moto está rodando, probar bien las velocidades a un buen giro de revoluciones para ver que no salten o intente hacerlo.
    Perdona por el tocho, pero soy profesional del gremio en Madrid y cuando me llegan motos compradas por clientes con defectos muy graves el que da la noticia soy yo y tengo que ver las caras que se les quedan, y me indigna!!!
    Yo hago estas verificaciones por 25 euros y miro hasta el último tornillo, verificando el sistema de carga, prueba dinámica del vehículo y sinceramente yo por 25 euros ( no se que cobrarán otros talleres) no me la jugaría.
    Muchas gracias por el articulo, que por lo menos sepan que comprar una moto no es tan sencillo.
    Perdona por el tocho

    1. Muchas gracias por tu comentario Javier, estoy plenamente de acuerdo contigo.

      Para el que esté interesado en Madrid, me parece muy buena opción que se pasen por tu taller Ditech Motos.

      Un saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.