Saltar al contenido

Las 26 Motos más Icónicas de todos los tiempos

Motos icónicas

Las moto son máquinas verdaderamente increíbles e icónicas. Son sencillas, pero a la vez son mecánicamente complejas. Desde luego, son más que un simple medio de transporte. Hoy repasamos las motos más icónicas de la historia.


Ya sea por el brillo de sus cromados bajo el sol.


Su capacidad para correr más rápido que nadie.

Su sonido que sobresale sobre otros vehículos en la calle.

Las motos reclaman nuestra atención. Hacen que nuestras cabezas se giren. Que un bebé las señale con el dedo y sonría.

Los perros les ladran.

Los adolescentes sufren de deseo.

Me gustan todas, por eso ha sido un esfuerzo supremo elegir 26 entre las motos más icónicas de todos los tiempos.

1. Harley Davidson XR750

1. Harley Davidson XR750 moto icónica
Harley Davidson XR750

Fue una moto diseñada específicamente para las carreras de derrapes de la AMA, convirtiéndose en el modelo más laureado de la categoría.

Apareció en 1970 y los cambios en la normativa de carreras de derrapes obligaron a que todos los participantes pusieran en circulación al menos 200 unidades perfectamente homologadas para circular por la calle. El resto es historia viva del motociclismo.

La Harley Davidson XR750 era en esencia una moto estilo tracker, preparada para derrapar sin parar.

2. Honda CB750

2. Honda CB750
Honda CB750

En 1969, Honda presentó a las masas el motor de cuatro cilindros en línea de montaje transversal. Acreditada como una de las primeras “superbikes” verdaderas, la CB750 fue el resultado revolucionario de la obsesión de Soichiro Honda por conquistar el mercado estadounidense.

La CB750 podría superar los 200 km/h sin problemas y cómodamente, gracias a su diseño de cuatro cilindros en línea probado en carreras, convirtiéndose en una de las motos más rápidas del mundo de su época. 

Los frenos de disco montados en la parte delantera fueron otra novedad principal que revolucionó el mercado de las motocicletas. Un arranque eléctrico, un interruptor de apagado, el uso de un árbol de levas en cabeza y un fácil mantenimiento fueron la guinda del pastel.

La CB77, o Superhawk, fue el punto de partida de las motos deportivas de Honda. 

3. Honda CB77

Honda CB77
Honda CB77

El motor bicilíndrico en paralelo de 305 cc que propulsaba la CB77 podía acelerar libremente hasta 9.000 rpm y llevar la moto fácilmente hasta los 160 km/h.

Sin embargo, fue la fiabilidad de Honda lo que estableció y consolidó la reputación del fabricante japonés en el mundo occidental. 

El chasis fue fabricado con acero tubular en lugar de prensado, con el motor duplicando su función y haciendo también de elemento portante, lo que le permitió perder unos preciosos kilos y hacer que la CB77 sea increíblemente movible.

Un dato para nota, esta es la moto que utilizó Robert Pirsing en uno de mis libros favoritos de motos: Zen y el arte del mantenimiento de la motocicleta.

4. Honda Super Cub

Honda Super Cub
Honda Super Cub

La Honda Super Cub es la motocicleta más vendida en el mundo. En 2017 salió de la fábrica su unidad número 100 millones.

Más de cinco décadas en producción han hecho esto posible.

Súmale a esto un motor monocilíndrico a prueba de balas y un bajo coste y tienes la receta secreta.

La puedes encontrar en todas las partes de Asia, África y América del Sur y disponible en múltiples versiones.

Ha sido equiparada con el Ford modelo T o el Volkswagen Beetle, por su influencia en el transporte motorizado.

5. Kawasaki Triple

Kawasaki Triple
Kawasaki Triple

En España no es tan conocida, pero es que esta moto me flipa.

Fueron producidas durante la era disco y eran famosas por su increíble relación potencia-peso. 

Se utilizaban frecuentemente en carreras clandestinas. Eso sí, más les valía que fueran en línea recta y el piloto pudiera mantener la rueda delantera en el suelo.

Su nombre se debe a que montaban motores de 3 cilindros.

No eran fáciles de conducir lo que les granjeó el apodo de “Widowmaker” o “moto de la viuda” en los años 70.

6. Kawasaki Z1

Kawasaki Z1
Kawasaki Z1

Conocida internamente como proyecto “T103” y “New York Steak”, la Z1 fue la respuesta más grande y rápida de Kawasaki a la CB750 de Honda. 

Cuando finalmente llegó a la sala de exposiciones en 1973, la gran Kwack de 903 cc era la cuatro cilindros japonesa más potente jamás producida. 

Su potencia de 82 CV fue suficiente para impulsar la superbike de 230 kg a 210 km/h y llevarse a casa el codiciado premio “Máquina del año” de The Motorcycle News durante cuatro años consecutivos.

7. Triumph Bonneville

Triumph-Bonneville
Triumph-Bonneville

Los iconos no pueden morir. La producción de motocicletas Triumph ha cesado tres veces y, sin embargo, la Bonneville prospera. 

Marlon Brando, James Dean y (por supuesto) Steve McQueen han balanceado las piernas sobre esta valiente británica, escalando un estatus originalmente ganado en la pista. 

Su motor bicilíndrico en paralelo ha pasado de 650cc a 865cc y los carburadores han dejado paso a la inyección, pero su silueta sigue siendo tan mítica como nuestras ganas de que nos vean pilotando una.

Es la moto más utilizada para hacer una Cafe Racer.

8. BSA Gold Star

BSA Gold Star
BSA Gold Star

La Estrella de Oro fue ana insignia otorgada a los motociclistas capaces de dar vueltas en el circuito de Brooklands a una velocidad promedio de 100 mph. 

En 1937 , Wal Handley (4 veces ganador del TT de la Isla de Man) volvió de su jubilación, se montó en una BSA, registró una velocidad de vuelta de 107,5 mph y nació el BSA Gold Star.

La Gold Star de un solo cilindro de 500 cc se ensambló a mano y se vendió con resultados de pruebas de fábrica que alertaban a los propietarios sobre la gran potencia de la máquina.

Esto llevó a que los catálogos de fábrica indicaran que esta moto era ante todo una moto de carreras no apta para uso en carretera.

Afortunadamente, esto solo las hizo más populares.

9. Ducati 900SS Superlight

Ducati 900SS Superlight
Ducati 900SS Superlight

Ansiosos por mordisquear el mercado de las superdeportivas dominado por las japoneses de los años 70, Ducati desarrolló la 900 Superlight con un motor de “caja cuadrada” de 864 cc. 

Ducati considera el modelo de 1978 como la versión más deseada de la serie, con su palanca de cambios rediseñada (ahora en el lado izquierdo de la moto) y sus clásicas ruedas con radios. Este modelo ganó el prestigioso TT de la Isla de Man.

10. Ducati PS1000LE

Ducati PS1000LE
Ducati PS1000LE

Construida para conmemorar el primer puesto de Paul Smart en Imola con su Ducati 750SS de 1972, la Ducati PS1000LE es la forma más bonita posible de rendir homenaje a alguien. 

El carenado delantero con escudo de burbujas, las ruedas de radios de alambre y el chasis enrejado verde crean una yuxtaposición clásica con la suspensión ultramoderna Ohlins y los robustos neumáticos Pirelli. 

Estuvo disponible en cantidades limitadas y solo por un año.

11. Moto Guzzi Le Mans

Moto Guzzi Le Mans

Letárgica y nerviosa a bajas revoluciones, todo un peligro cuando damos gas, un asunto arriesgado en curvas.

Sin embargo, llevándola bien, con las rodillas bien apretadas al carenado a toda velocidad, esta encantadora latina se transforma en algo sublime. 

El chasis negro mate reemplazó al cromo y complementó el tanque esculpido y el carenado bajo para dar a la Guzzi su característica apariencia de Cafe Racer que a menudo se imita en las motos de la actualidad.

Personalmente, me encanta.

12. Norton Commando

Norton Comando

Imitando lo que Triumph había comenzado con su Speed ​​Twin, Norton contrató a un ex ingeniero de Rolls-Royce para desarrollar una nueva Norton mayor de 750 cc.

El uso revolucionario del montaje de goma para la mecánica significó que las vibraciones se eliminaron por completo. Los motociclistas ahora podían esforzarse más durante períodos mucho más largos. También significaba que irían más al límite.

Las primeras Norton eran famosas por perder un poco de aceite aquí y allá, pero estoy bastante seguro de que sólo estaban sudando caballos de fuerza.

13. BMW R32

BMW R32

Después de la guerra, la fabricación de aviones alemanes quedó en tierra y BMW se encontró sin nada mejor que hacer.

En 1923, el ingeniero Max Friz diseñó lo que se convertiría en el epítome de BMW Motorrad: la R32.

Propulsadas ​​por un motor boxer, los cilindros opuestos horizontalmente estaban ubicados idealmente en la corriente de aire para aumentar el enfriamiento. 

Esto, combinado con el uso de un eje de transmisión por cardan, prácticamente eliminó los problemas comunes de motociclismo asociados con poner potencia sobre el pavimento. 

Esta disposición del tren motriz se usaría en BMW hasta su primer esfuerzo de transmisión por cadena en 1993, y todavía es hoy es predominante en todas sus bicicletas boxer.

14. BMW R60/2

BMW R60/2

Estuvo en el mercado durante 13 años. La R60 fue la moto turismo de BMW para ir a cualquier parte y hacer cualquier cosa en la década de 1960. 

Originalmente diseñada para uso con sidecar.

Tan formidable era la R60 que el piloto Danny Liska llevó a su bestia negra a dar un paseo de 150.000 kms desde el Círculo Polar Ártico hasta la punta de América del Sur . 

Luego decidió dar un paseo por la otra parte del mundo e hizo un viaje desde el norte de Europa hasta el Cabo de Buena Esperanza en Sudáfrica, sin equipo de apoyo, teléfono satelital, GPS o mecánicos extranjeros.

15. Royal Enfield Bullet

Royal Enfield Bullet
Royal Enfield Bullet

La Royal Enfield Bullet actualmente disfruta de la producción más larga del mundo con 83 años bajo sus guardabarros.

Eso por sí solo garantiza un reconocimiento icónico.

La primera Bullet se disparó en la tierra del té y los bollos en 1931 y presentaba un motor monocilíndrico de 350 cc con válvulas en cabeza que pronto se vio reclutado por el ejército británico y la Royal Air Force.

El diseño simple y el desempeño seguro que le valió a la Bullet los galones en la guerra también la convirtieron en un pilar para las tareas civiles.

Desde entonces, la producción se ha trasladado a la India, pero la Bullet permanece prácticamente sin cambios.

16. Harley-Davidson Electra Glide

Harley-Davidson Electra Glide
Harley-Davidson Electra Glide

La reconocerás fácilmente por el carenado montado en la horquilla tipo “Batwing” adoptado en 1969.

La Harley-Davidson Electra Glide ha sido durante mucho tiempo la moto elegida por los ruteros estadounidenses, por eso la verás en infinidad de películas.

Grande, atrevida y con comodidad para dos, la bicilíndrica de Milwaukee siempre ha puesto la comodidad del motero en primer lugar, al tiempo que tiene suficiente espacio para el equipaje.

Ahora, más de 50 años, cuatro motores e incontables km después, la Electra Glide se ha convertido en la primera turismo de Harley en contar con refrigeración líquida doble, frenos conectados electrónicamente con ABS y un sistema de entretenimiento con pantalla táctil.

17. Harley-Davidson WL

Harley-Davidson WL

Harley-Davidson es sinónimo de motor V-Twin. 

Todas sus motos son versiones tempranas de la continua dedicación de Harley a la omnipresente distribución a 45 grados. 

Pero fue su moto WL con motor tipo Flathead (con válvulas en su interior, no en cabeza) la que consolidó el estatus cultural de Harley Davidson tanto en Estados Unidos como en el extranjero.

Como contribución de Harley a la Segunda Guerra Mundial, la WL vio unas 90,000 motocicletas alistadas solo para el servicio de campo estadounidense. 

Los canadienses, británicos, sudafricanos e incluso los soldados rusos llegarían a conocer y amar la WL. Muchos querían llevárselas a sus casas después de la guerra.

Esta avalancha de motos de vuelta fue la responsable de la expansión masiva de la cultura de las motocicletas que todo el mundo abrazaría y reverenciaría continuamente durante los próximos 75 años. 

Gracias, Harley.

18. Honda Gold Wing

Honda Gold Wing
Honda Gold Wing

Recuerdo cuando era pequeño y veía una Gold Wing. Nos señalábamos entre los amigos y cuchicheábamos: “esa moto tiene marcha atrás” o “esa moto tiene radio”.

No tengo ese vívido recuerdo de muchas otras motos así que imagino que me marcó profundamente.

Puede que no te creas que la Honda Gold Wing comenzó su vida sin carenados ni alforjas, pero así fue.

Sin embargo, desde sus comienzos espartanos, la Gold Wing se ha convertido en una de las motos más lujosas y reconocibles del mundo.

El GPS integrado, los asientos con calefacción (delanteros y traseros) e incluso la marcha atrás hacen de la Gold Wing la moto más cómoda en carretera.

Impulsada por un seis cilindros planos de 1.8 litros y con un peso de poco menos de 500 kg, la gran Honda es sorprendentemente ágil y se traga las carreteras.

No podía faltas entre las motos más icónicas del mundo.

19. BMW R1200GS

BMW R1200GS
BMW R1200GS

Me flipa esta moto.

La BMW R1200GS fue diseñada para conducir sobre cualquier terreno.

Suspensión de largo recorrido, estriberas anchas y planas y una posición de asiento erguida acoplada a la potente bicilíndrica bóxer de BMW se combinan para crear la mejor herramienta para las escapadas: esta es la navaja suiza de las motocicletas.

También es el best-seller de la división Motorad de BMW.

Es posible que Ewan McGregor y Charley Boorman hayan ayudado algo, con su famoso documental sobre motos Long Way Round.

La serie GS de BMW ha sido durante mucho tiempo las favorita para los moteros de caminos menos transitados.

20. Honda Africa Twin

Honda Africa Twin
Honda Africa Twin

Surgió como un homenaje a su NXR-750 ganadora del París-Dakar.in embargo, la Honda Africa Twin (XRV750) fue más que un simple tributo.

La suspensión de largo recorrido, los protectores de manos integrados y las placas protectoras robustas fueron suficientes para hacer de la África Twin una moto mítica. El motor V-twin de 750 cc demostró un rendimiento a la altura.

Tanto fuera como dentro de la carretera, la Africa Twin es increíblemente capaz y extremadamente cómoda. Un parabrisas alto y delgado protege a los pasajeros de las tormentas de arena y los escombros, y un asiento ancho y plano ofrece numerosas posiciones para deslizarse para lograr un equilibrio óptimo.

Los asideros de aluminio cumplen una doble función como portaequipajes cuando nos da por pasar de todo y desaparecer durante dos semanas. Un ordenador de viaje estilo Dakar se asegura de que no nos alejemos demasiado de la reserva.

21. Ducati Monster

Ducati Monster
Ducati Monster

No contenta con causar babeo con sus motos carenadas, Ducati decidió desnudarse con la Monster.

Los activos más reconocibles de la Monster se han mantenido constantes a través de los tiempos: su chasis tubular a la vista de quien quiera admirarlo, la postura agresiva pero relativamente cómoda y el encanto europeo se combinan para ofrecer un paquete completo que cualquiera estaría encantado de llamar suyo.

Sin lugar a dudas es una de las motos más icónicas de todos los tiempos.

22. Gilera CX

Gilera CX moto icónica
Gilera CX

Acércate a la Gilera CX desde su lado derecho y jurarás que está flotando sobre sólidas ruedas de acero hilado. Ese era en gran medida el punto.

El coeficiente de arrastre a menudo se denota usando C / X , y el trabajo inspirado de Federico Martini al diseñar esta Gilera es su interpretación mecánica.

Todo en el estilo de la CX evoca velocidad. El morro largo y plano que conduce a la carrocería resbaladiza, el basculante trasero de un solo lado y el ingenioso sistema de suspensión delantera Paioli junto con los espejos cónicos completan el trabajo.

Un motor de dos tiempos de 125 cc se esconde detrás de los plásticos y acelera libremente a 12,000 rpm mientras tu barbilla descansa sobre la tapa de suspensión de 45 mm de aspecto extraterrestre y aceleras a más de 160 km/h. ¡Ciao bella!

Algunos lo estáis pensando, pero no me pidáis que la incluya entre las motos más feas del mundo.

23. Honda CBR600F 1987

Honda CBR600F
Honda CBR600F

Escribir una entrada de motos míticas y no incluir una CBR de 600 no tendría ningún sentido.

También conocida como Hurricane, la CBR600F fue la primera moto deportiva de Honda en venir envuelta en plástico por completo. Todo un regalo.

Propulsada por un motor de cuatro cilindros en línea de 85 CV, esta nueva generación de motos deportivas fue fundamental en el desarrollo del mercado mundial de “cohetes de entrepierna”.

Capaz de acelerar libremente a 11,000 rpm y alcanzar un máximo de 225 km/h con los pasajeros cómodamente escondidos detrás de su pequeño parabrisas, la Honda CBR600F era esencialmente una corredora para todos.

Un éxito de ventas inmediato, la CBR600F evolucionó a lo largo de los años para ofrecer una mayor cantidad de potencia con la misma cilindrada de 600 cc.

La gran conciencia de Honda sobre la ergonomía del conductor en sus motos deportivas totalmente carenadas es lo que las distingue de la Hurricane original, y sigue siendo una filosofía corporativa constante hasta el día de hoy.

24. Honda VFR750

Honda VFR 750
Honda VFR 750

Mucho antes de que Tamburini diseñara la divina Ducati 916, Honda ya había integrado un diseño de basculante de un solo lado probado en carreras para que los motociclistas de calle lo admiraran.

La Honda VFR750 de 1990, o Interceptor como se la conocía, fue la tercera generación de motos deportivas V-cuatro de Honda y es responsable de brindar un equilibrio ideal entre agresividad y comodidad.

La VFR de Honda era extremadamente rápida y maniobrable al tomar curvas. Su ergonomía relajada la convirtió en una máquina fácil de usar en entornos más discretos, lo que la hizo casi perfecta.

25. Ducati 916

Ducati 916
Ducati 916

En busca de una aerodinámica mejorada y cambios de neumáticos más rápidos en boxes, Massimo Tamburini, sin saberlo, diseñó una moto de carreras de ojos entrecerrados con un escape debajo del asiento y un basculante de un solo lado que exudaba sexo: la Ducati 916.

Propulsada por un motor Desmodrómico L-twin, esta moto ofrecía menos potencia en comparación con los motores japoneses en línea, sin embargo su par omnipresente hizo que las salidas de las curvas fueran especialidad, dejando a todos atrás para admirar una hermosa parte trasera.

La Ducati 916 no solo consiguió cuatro de los cinco Campeonatos Mundiales de Superbikes a finales de los 90, sino que también superó a Pamela Anderson por el espacio de los carteles en muchas paredes de adolescentes.

La Ducati 916 también se presentó en la exhibición El arte de la motocicleta en el Museo Guggenheim. ¡Bellísima!

26. Suzuki Hayabusa

Suzuki Hayabusa

Hayabusa significa en japonés “halcón peregrino”, un ave de rapiña que supera los 320 km/h para atrapar a su presa.

Lanzada en 1999, la Suzuki Hayabusa hizo justicia a su homónimo. Dependiendo de a quién creas, la enorme cámara superior doble, 1300 cc de cuatro cilindros en línea producía más de 170 CV. Eso fue suficiente para convertirla en la moto más rápida del mundo demoliendo el antiguo récord de velocidad y estableciéndolo en 300 km/h.

Tan rápida y poderosa fue la Hayabusa que el mundo occidental forzó un “acuerdo entre caballeros” para impedir que otros constructores se lanzaran a la carrera de crear motos cada vez más rápidas.


Lo sé, lo sé, faltan muchas motos icónicas, emblemáticas y míticas.

Lo he hecho para que dejes un comentario y escribamos esta entrada entre todos.

Sólo una cosa, si tienes alguna de las motos de la lista, tienes un tesoro.


Apúntate a nuestra lista de correos y llévate

GRATIS nuestro curso de Mecánica de Motos de 216 páginas (y 2 regalos más).

Te mando un correo al mes (y a veces se me olvida).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.