Operación CR125. Día 15 – La homologación de Torrefacta

Repasamos la homologación de nuestra Cafe Racer de 125cc. Te hemos contado su transformación paso a paso en la Operación Cientoveinticinco. Hoy toca homologar a Torrefacta.


Torrefacta estaba terminada a falta de homologarla y pasar la ITV. A pesar de haber optado por una transformación económica, habíamos modificado muchos elementos que debían homologarse.

La homologación de las reformas de una motocicleta es un trámite obligatorio si queremos circular con ella por una vía pública, y por supuesto, si queremos pasar la ITV. En esencia, se trata de demostrar que todas las modificaciones que hemos realizado, son legales y no afectan a la seguridad de ningún usuario.

Cuando decidimos homologar una Cafe Racer, debemos tener claro que, en función de lo que hayamos tocado, necesitaremos más o menos papeles y, por tanto, la homologación será más o menos cara. Puedes hacerte una idea de los precios de homologación aquí. Si lo que tienes son dudas sobre qué se puede y qué no se puede hacer, te recomiendo nuestro libro, en el que te contamos todo, todo y todo.

Antes de seguir, si te estás preguntando si puedes homologar una moto tú mismo, la respuesta es NO. Para homologar las reformas de una motocicleta deberás ser ingeniero industrial, estar colegiado y dado de alta para esa actividad.

Si necesitas homologar tu Cafe Racer, nosotros estaremos encantados de hacerlo por ti, sin que tengas que mover tu moto y en apenas dos semanas. Pincha aquí.

Nuestra Yamaha SR125 había entrado en el taller (en realidad era un trastero) así:

Cafe Racer 125
El antes

Y había salido así:

Yamaha SR 125 cafe racer
El después

Era, por tanto, lógico pensar que con tanto cambio, algo habría que homologar.

¿Qué NO hemos modificado?

Aunque parezca mentira, hay cosas que no hemos tocado, y que por tanto, no tendremos que homologar:

  • Las ruedas: hemos decidido no tocarlas. Están en buen estado y su estética es compatible con una Cafe Racer.
  • El motor , el carburador y el sistema de arranque: directamente ni nos hemos atrevido.
  • El escape: siempre es mejor no tocarlo, ya que es casi imposible de homologar.
  • Los amortiguadores: nos gustaba la estética clásica y los hemos mantenido.
  • El sistema de frenada: si lo tocas, te toca pagar un ensayo de frenada de 200€, así que lo hemos dejado tal cual.
  • El espejo: hemos respetado el original (en la foto no lo tiene puesto).

¿Qué cosas hemos cambiado que debemos homologar?

De todo lo que hemos cambiado de nuestra Yamaha SR 125, estos elementos deben homologarse:

  • Las luces: tanto el faro, como los intermitentes, el piloto trasero y el catadióptrico, deben homologarse. Tienen marcado E, por lo que no tendremos problema.
  • Los guardabarros: hemos cambiado los dos guardabarros, y deben homologarse. Aquí no necesitamos códigos ni certificados.
  • El velocímetro: todo cambio de velocímetro debe homologarse. Requiere certificado de compatibilidad electromagnética y marcado E.
  • El subchasis: recuerda que lo cortamos, y eso hay que homologarlo.
  • El manillar: lo hemos modificado. No necesita papeles, pero debe homologarse.
  • El filtro de aire: a pesar de ser un elemento tan pequeño, debe homologarse.

Qué elementos hemos modificado pero no hace falta homologarlos

  • El asiento: mientras no modifiquemos el número de plazas, podemos estar tranquilos.
  • El depósito: simplemente lo hemos decapado, no hemos modificado nada importante.
  • La batería: no es necesario homologar su cambio.

El proceso de homologación

El proceso de homologación, cuando estás en el lado del constructor, es decir, del que ha modificado la motocicleta, es muy sencillo.

Una vez hayas elegido quién va a homologar tu Cafe Racer, te pedirá la documentación de tu moto y fotos de absolutamente todo. También será necesario que expliques las modificaciones qué has hecho.

Con esta información, el técnico elaborará un proyecto técnico de homologación, así como un certificado de fin de proyecto. Ambos documentos, junto con la documentación de tu moto y las fotos, deberá enviarlos a un laboratorio homologado, que comprobará que todo es correcto y emitirá un informe de conformidad.

Este proceso dura unas dos semanas. Lo normal es que no tengas que mover tu moto, a no ser que tu homologación requiera alguna prueba de laboratorio.

Homologación Cafe Racer

Además, deberás conseguir un certificado de taller, es decir, deberás conseguir que un taller te firme un papel en el que aparezcan todas las reformas que le hayas hecho a tu moto.

Con todos estos documentos (proyecto, certificado de fin de proyecto, informe de conformidad y certificado de taller) ya podrás pedir tu cita en la ITV.

Resumiendo

La homologación es el broche final a tu transformación Cafe Racer, asusta pero en la práctica es un trámite muy sencillo.

Es importante que todas las reformas sean legales, de lo contrario, no podrán homologarse. Como siempre decimos: antes de cortar, ¡pregunta! Para eso estamos aquí.

Para la homologación de Torrefacta sólo nos han puesto pegas en el velocímetro, que ha sido imposible de homologar al provenir de una moto antigua sin papeles, y el asiento, al que, para homologarlo como biplaza, hemos tenido que incorporar un cinturón. ¡Pan comido! Ahora toca la temida ITV.

Homologar cafe racer 125
¡Hemos escrito un libro!
Si lo que has leido te ha interesado, lo tienes todo y mucho más en Cómo hacer una Cafe Racer (tú mismo)

Cómo hacer una Cafe Racer (tú mismo)

3 comentarios en “Operación CR125. Día 15 – La homologación de Torrefacta”

  1. Buenas.

    Aún no excediendo el manillar del ancho máximo de la moto hay que homologar? He leído que si, que no, de todo vaya.
    Estoy en esas para cambiárselo a la mía por uno un poco más bajo pero igual de ancho y me encuentro de todo.

    Enhorabuena por torrefacta y por él blog.

    Saludos

    1. Hola Pablo,

      Me temo que sí, siempre que cambie la geometría del manillar es necesario homologarlo. Otra cosa es que puedan llegar a darse cuenta de un cambio tan pequeño.

      Un saludo.

      1. No creo que se den cuenta, en el día a día por Extremadura seguro que no, en la ITV depende.
        En verdad con lo que ando con la mosca detrás de la oreja es con un posible percance y que se tenga que meter el seguro de por medio, toco madera para que no pase nada nunca.

        Gracias por contestar. Saludos!!

Deja un comentario