Consejos para comprar una moto usada sin riesgos

Nos encantan las motos clásicas, la restauración y sobre todo, las motos de segunda mano, por eso hoy vamos a recopilar una serie de buenos consejos para comprar una moto usada sin riesgos.


Aparcar moto en la acera. Multa moto

Casi la totalidad de las motos que utilizamos para cualquier transformación o restauración son motos usadas, que deberemos adquirir en el mercado de segunda mano. Por ejemplo en Colombia el 67% de los vehículos que se venden son usados, y en España se vende el doble de vehículos usados que nuevos.

¿Te has planteado alguna vez la posibilidad de peritar un vehículo? La verdad es que suena a algo sólo al alcance de las empresas de seguros, sin embargo, actualmente existen servicios de peritaje de vehículos que pueden ahorrarte mucho tiempo y dinero a la hora de comprar una moto usada. Los veremos a continuación.

Este y otros más forman parte de nuestra serie de consejos para comprar una moto usada, evitando riesgos innecesarios:

 1) Asegúrate de que toda la documentación está en regla

No perdamos de vista que estás comprando una moto de segunda mano y como cualquier otra, necesitarás asegurarte de que toda su documentación está en regla (permiso de circulación y tarjeta ITV) y que está al día en el pago de los impuestos correspondientes (impuesto de circulación).

Un punto importante es asegurarse de que sobre ella no pesa ninguna multa, carga o gravamen que impida su venta o circulación.

Cuando te decidas a comprarla no olvides rellenar un contrato de compraventa y quedarte con una copia de la identificación del vendedor, así como el último recibo del impuesto de circulación (¡que siempre se olvida!).

2) Comprueba que es una moto fiable

El mercado de motos usadas es infinito, puedes encontrar desde auténticas joyas de más de 50 años a motos con muy pocos kilómetros cuyo dueño apenas las ha utilizado.

Hay algunos criterios objetivos como el número de kilómetros que tiene la moto. Es importante comprobar este dato en la documentación técnica, ya que el cuentakilómetros es fácilmente manipulable. En las revisiones se apuntan los kilómetros, por lo que podrás saber cuántos kilómetros tiene realmente la moto.

Con menos de 30.000 km una moto estará casi nueva.

en traje en moto

3) Comprueba su estado de mecánica

Es importante conocer el estado de la moto antes de comprarla. A no ser que seas un experto mecánico, te recomiendo que confíes en un profesional, llevando tu moto a un mecánico.

Como hemos mencionado previamente, existen servicios de peritaje que pueden revisar tu moto técnicamente antes de comprarla, ahorrándote mucho tiempo y dinero. Estos servicios se encargan de chequear punto por punto todos los aspectos mecánicos de tu motocicleta, mediante un equipo de mecánicos profesionales. Si tienes un servicio de peritaje cerca, es la mejor opción.

4) Valora tu confianza en el vendedor

Este dato es difícil de medir, sin embargo es importante que hagas caso a tu instinto y a tus primeras impresiones.

Una persona que haya mimado su moto, que tenga toda la documentación ordenada y en regla y que tenga un buen trato es difícil que acabe engañándote en la compraventa.

5) Asegúrate de que no tiene modificaciones que no se puedan homologar

Que el vendedor te diga que pasa la ITV sin problema o que la utiliza a diario no quiere decir que la moto esté homologada. Si tiene alguna modificación, asegúrate de que está homologada, pues si no lo está encarecerá tu compra. Recuerda que no es aconsejable conducir una moto no homologada, ya que además de las indeseables multas, tu seguro podría lavarse las manos en caso de un siniestro.


Estos son nuestros consejos para comprar una moto usada sin riesgos, sabemos mejor que nadie la ilusión que despierta conducir una moto, pero no está de más ser cuidadosos a la hora de buscar nuestra nueva máquina.

El chollo de la semana

Todas las semanas seleccionamos un artículo para restauración por debajo de su precio habitual, ¿quieres ver el chollo de esta semana?

¡Pincha en la imagen!

Deja un comentario