Cómo hacer un asiento de moto a medida

Cuando nos planteamos hacer una Cafe Racer nosotros mismos, el asiento es uno de los componentes al que más vueltas le damos. Su diseño puede convertir tu transformación en una obra de arte o ponerle una etiqueta de “aficionado” que se vea a la legua.


En todo lo referente al asiento, suelo recomendar que nos rasquemos un poco el bolsillo, bien en un buen tapicero, o en comprar un asiento nuevo.

Sin embargo, hay veces que no encontramos nada que se adapte a la moto que tenemos en mente, y que nos empeñamos en fabricar nosotros mismos el asiento. Como no quiero quitarte esa idea de la cabeza, vamos a explicar cómo hacer un asiento Cafe Racer o cómo reparar un asiento para una restauración.

1) El soporte

Bien acaba lo que bien empieza. Por ello es más que recomendable que dediques el tiempo que sea necesario para definir perfectamente tu soporte.

El soporte es la parte que unirá tu asiento al chasis, en otras palabras, tu culo a tu moto. Yo prefiero que mi culo no toque el asfalto, por eso emplearía unas cuantas horas en preparar un buen soporte.

Es en este momento en el que tienes que decidir si tu asiento será fijo (atornillado al chasis) o desmontable (por ejemplo basculante para poder tener un porta documentos debajo).

Yo te recomiendo que antes de preparar cualquier soporte hayas terminado tu chasis, y sobre todo el subchasis, para que el soporte de tu asiento sea totalmente compatible con tu moto.

La base del asiento tiene que ser de cualquier material que permita una unión resistente entre el asiento y la moto. Acero es lo más recomendable, hay quien prefiere madera, y si te atreves con la fibra de vidrio, adelante, aunque para mí es demasiado complicado. Una muy buena opción es aprovechar al máximo el soporte original, aunque haya que cortarlo para adaptarlo a la nueva forma del subchasis.

 

 

Para empezar, coloca un cartón grande sobre tu moto y traza con un rotulador el contorno que quieras que tenga la base del asiento. Recórtala y utilízala como plantilla para dibujar sobre el material que hayas elegido.

 

 

Una vez dibujada la base, tendremos que añadir las pletinas, es decir, las dobleces de la base que permitirán anclarla al chasis y que evitarán que sea un filo cortante y peligroso. Una vez más, te recomiendo encarecidamente hacer previamente el molde en cartón o en otro material flexible fácil de trabajar. Si consigues que todo tu asiento sea una única pieza de acero, que al doblarse y soldarse forme tu asiento, será una obra de arte.

 

 

Para esta operación, es mucho más trabajable la madera, aunque el resultado puede ser menos profesional.

 

2) El relleno

El relleno debe cumplir la función de darle forma al asiento y hacer más placentera la experiencia de conducir tu moto. Es decir, debe ser de un material cómodo, pero lo suficientemente duro como para que recupere siempre su forma original.

El relleno más utilizado es la espuma de tapizar. Hay quien prefiere el corcho, poliestireno o, de nuevo, la madera. Una buena espuma, es muy fácil de trabajar y tiene una flexibilidad adecuada. La puedes comprar en Amazon o en cualquier tienda de tapicería (jamás en mi vida he visto una tienda de tapicería, pero en algún sitio comprarán sus cosas los tapiceros). En esta web también encontrarás mucha variedad.

Te recomiendo que como mínimo compres una espuma de 30kg/m3, aunque lo ideal sería unos 40kg/m3.

 

Espuma asiento moto

 

Con un buen cutter tendrás que darle forma a tu bloque de espuma. Es recomendable que todo el asiento salga de un mismo bloque, pero si no es posible, no te preocupes, con el tapizado o un pegamento especial puedes unirlo todo.

3) El tapizado

Una vez hayas cortado la pieza de espuma con la forma definitiva, tendremos que unirla a la base. Para ello tienes dos opciones: o bien utilizar un pegamento especial para espuma (el pegamento normal con disolventes se come la espuma) o bien aprovechar el tapizado para unir ambas piezas. Otra buena opción es unirla mediante cinta americana o mediante cintas de caucho o goma.

Toca elegir la tela para el tapizado. Tiene que ser impermeable, si no quieres que cada vez que llueva, tu asiento se convierta en una esponja gigante. Procura que el tejido sea específico para asientos de moto o barco, va a pasar mucho tiempo a la intemperie, por lo que no te valdrá un tejido para tapizar sofás de interior.

En internet encontrarás infinidad de telas para tapizar tu asiento de moto, tipo polipiel o piel verdadera. La piel real, es de mucha más calidad, transpira mejor y es más vistosa pero, por el contrario, es mucho más cara y requiere de muchos más cuidados.

Yo la tela la compro en Amazon. Quizá abuse de esta plataforma, pero para mí es lo más cómodo y fiable.

 

Como referencia, la piel para tapizar puede costarte unos 15€ por metro, y es recomendable que sea de calidad. Necesitarás comprar una pieza que cubra de sobra tu asiento, ya que tendrás que hacer dobleces.

Para tapizar, deberás colocar la pieza de tela encima del asiento e ir grapandola a la parte inferior del soporte. Estira bien la tela para que no queden arrugas. Lo ideal es hacerlo con una grapadora de tapicero.

Si has optado por una base de acero, necesitarás acoplarle un perímetro de plástico duro o madera para poder grapar. Esto no es difícil: una vez que tengas terminada la base, puedes cortar dos tiras de plástico duro y pegarlas con un buen pegamento al acero, o bien atornillarlas.

Puedes terminar tu tapizado colocando un cinturón del mismo material, recuerda que es obligatorio si tu moto es biplaza.

Ya sólo te queda anclarlo todo al chasis y disfrutar de un elemento único, diseñado y construido por tí, y que no podrías haber comprado en ninguna tienda.

 

Asiento cafe racer casero

¡Hemos escrito un libro!
Si lo que has leido te ha interesado, lo tienes todo y mucho más en Cómo hacer una Cafe Racer (tú mismo)

Cómo hacer una Cafe Racer (tú mismo)

Deja un comentario