Operación CR125. Día 2 – Revisión inicial de Torrefacta

Ya teníamos la moto, una flamante Yamaha SR 125 que cumplía de sobra con todos nuestros requisitos y habíamos conseguido por un precio inmejorable. A priori, según la descripción del vendedor, la moto funcionaba, pero dado que no tenía batería no había podido probarla. Tocaba comprobar si nos habían dado gato por liebre…


La moto base tenía que funcionar sin problemas. Era uno de los requisitos de la Operación Cientoveinticinco y no podríamos empezar a hacer concesiones a nuestro plan. No tan pronto.

A priori estas motos de 125 cc tienen una mecánica muy sencilla, que no debería darnos demasiados problemas, pero era fundamental comprobar que todo funcionaba a la perfección antes de empezar a transformarla a Cafe Racer, pues después sería demasiado tarde.

Como prometí, voy a transformarla metido en un trastero, tratando de demostrar que cualquiera puede construirse una barata Cafe Racer de 125cc. Como esto era incompatible con mi salud personal opté por comprar un pequeño ventilador, para evitar asfixiarme. Permíteme que no lo incluya en el presupuesto de la moto, ya que lo normal es que tengas uno en casa…

 

Cafe Racer 125 - Torrefacta

 

Comencé por una inspección visual general, constatando que había desperfectos que difícilmente iba a poder arreglar, y que me obligarían a comprar piezas nuevas.

 

Cafe Racer 125 - Torrefacta

Maneta de embrague rota

 

Cafe Racer 125 - Torrefacta

Ausencia de espejo (y puño horrible…)

 

Además de estas dos minucias, el piloto trasero estaba roto. Tendría que comprar una nueva maneta de embrague y un espejo. Por el piloto no me preocupaba porque pensaba cambiarlo por uno más estilizado y seguramente redondo.

Por lo demás, a simple vista, la moto estaba “perfecta”. Además frenaba correctamente con sus dos sencillísimos frenos de tambor. Quedaba ahora comprobar la parte eléctrica y la parte mecánica.

 

Metí la llave en la cerradura y… nada.

 

Empecé comprando una batería nueva por 33€ [con lo que llevábamos 463€ gastados]. Esto es algo que a buen seguro tendrás que incluir en tu presupuesto, pues las motos suelen llevar tiempo paradas, y una batería nueva nunca es una mala inversión. Vamos a tener que hacer muchas pruebas de electricidad y prefiero no tener que estar cargándola todo el tiempo.

 

Cafe Racer 125 - Torrefacta

 

Con la batería nueva me dispuse a comprobar que todo funcionaba correctamente. Metí la llave en la cerradura y… nada. No había manera de mover la llave. La cerradura estaba totalmente atascada. Primer contratiempo y primer elemento que no funcionaba de la moto. No le dí demasiada importancia, pues planeaba cambiarla junto con todo el cuadro frontal.

Extraje los cables del bombín de la llave y uní ambos polos, haciendo un “puente” al más puro estilo de Hollywood. Por arte de magia se encendieron las luces. Ya tenía corriente.

Pulsé todos y cada uno de los botones contrastando que tenía luces, intermitentes, bocina y frenos. Todo el sistema eléctrico estaba perfecto, lo cual era un alivio. A priori, después de revisar que todos los cables estuvieran en buen estado, planeaba respetarlo entero. Vamos a seguir una norma durante toda nuestra transformación: “si funciona, mejor no tocarlo”.

Podíamos darnos por satisfechos en el apartado eléctrico, frenos, neumáticos y de aspecto general de la moto. Había dejado lo más importante y crítico para el final.

El botón del motor de arranque me miraba de reojo como diciendo: “has tocado todos y cada uno de los botones y te has olvidado de mí”. Por supuesto que no me había olvidado del redondo apéndice que llamaba mi atención desde el puño derecho, pero la idea de pulsarlo y que no ocurriera nada me aterraba.

Armado de valor coloqué mi dedo pulgar sobre el botón y lo pulsé sin pensar. La moto arrancó a la perfección, y tras aspirar los negros humos de años sin arrancar, que inundaron mi precario trastero y casi provocaron mi muerte, di por concluida la prueba y apagué la moto.

No pude resistir dar una pequeña vuelta por el garaje, comprobando así que la caja de cambios funcionaba sin problema.

 

 

Habíamos superado la primera prueba, Torrefacta funcionaba perfectamente, ya podíamos dedicarnos en cuerpo y alma a una tarea que nos encantaba: desnudarla.

 

Cafe Racer 125 - Torrefacta

Suscríbete ahora y llévate GRATIS la guía Tu Cafe Racer por 1.500 € en 5 pasos.

Cafe Racer barata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *