Operación CR125. Día 8 – Cómo elegir un asiento cafe racer

Nuestra cafe racer de 125cc ya tenía un manillar para conducirla y un depósito para hacer kilómetros con ella, pero… ¿dónde nos sentábamos? Había llegado la hora de ponernos cómodos y elegir el mejor asiento cafe racer para Torrefacta.


Si somos realistas, cuando la mayor parte de las personas ven una Cafe Racer, se fijan en dos cosas: el depósito y el asiento. Efectivamente, estos dos elementos ocupan la mayor parte visual de una moto, y suelen llamar poderosamente la atención en una moto transformada.

A la hora de transformar una moto, el asiento importa. Y mucho.

Esto no es una opinión mía, si analizamos las búsquedas en Google de los diferentes accesorios que se instalan en una Cafe Racer, la diferencia entre la búsqueda “asiento cafe racer” y cualquiera de sus competidoras es abismal.

Búsqueda asientos cafe racerA la hora de transformar una moto, el asiento importa. Y mucho.

Con esta losa de responsabilidad sobre nuestra cabeza comenzamos la búsqueda de nuestro asiento cafe racer. A priori, con la configuración de nuestra Yamaha SR125 y las modificaciones que ya habíamos hecho (depósito y manillar), barajábamos las siguientes opciones:

– Color: dudábamos entre negro y marrón.
– Forma: a este modelo le venían muy bien tanto asientos planos como con colín.

Para decidir qué color tendría el asiento de Torrefacta, utilizamos de nuevo a nuestras modelos particulares: Afortunada y Lebrijana.

El asiento de nuestra primera cafe racer, Afortunada, era marrón, así que probamos qué tal le sentaba el color en contraste con nuestro depósito cepillado. Hicimos lo mismo con el asiento negro de nuestra Benelli 250 2C.

 

Asiento cafe racer Yamaha SR125 9

 

El contraste del negro con el color plata del depósito nos convenció más, por lo que nos decantamos por este. Obviamente sobre gustos no hay nada escrito, de manera que cualquier decisión que tomes al respecto estará bien tomada.

Respecto a la forma, nos limitamos a ver miles de fotos de “Yamaha SR125 cafe racer” en internet, millones. Después de pasar días y días pegados a la pantalla lo teníamos más que claro: no teníamos ni idea de qué asiento nos gustaba más.

Decidimos elegir el asiento cafe racer negro que más se ajustara a nuestro presupuesto (100€).

Llegados a este punto, se nos planteaban de nuevo dos opciones: ¿tapizar nuestro asiento o comprar uno nuevo?

Utilizar el asiento propio de la moto tiene una serie de ventajas que no podemos obviar: los anclajes le valen perfectamente a la moto, la forma se adapta a la perfección al chasis y podemos ahorrarnos un dinero.

Personalmente, la forma del asiento de la Yamaha SR no me gustaba ni seguía las líneas que buscaba en la moto. Tapizar un asiento puede costarte entre 30€ y 150€, pero te recomiendo que lo dejes en manos de alguien con experiencia en este tipo de trabajos.

Teniendo todo esto en cuenta, nos decantamos por comprar un asiento que nos gustase y adaptarlo luego a nuestra moto (o cruzar los dedos para que se pudiera). Por supuesto recurrimos a Amazon para buscar los mejores asientos cafe racer, y los que encontramos los hemos subido a la sección asientos de nuestra tienda.

En nuestro caso, el que más nos gustó, porque lo habíamos visto por la calle, fue el asiento de la Mash Cafe Racer 125, de manera que nos fuimos a su boutique y lo compramos por tan sólo 85€, con lo que nos ahorramos 15€ respecto a nuestro presupuesto.

El acabado no podía ser mejor, sólo restaba que Torrefacta pensara lo mismo que nosotros. Eso fue lo primero que hice, colocarlo encima de chasis desnudo de la moto para ver si respetaba sus líneas.

 

Asiento cafe racer Yamaha SR125

 

El resultado me gustó bastante. El problema era que el asiento era recto, mientras que el chasis hacía una ligera curva. Decidí acercar el asiento al chasis prescindiendo de todos los anclajes originales. Tocaba utilizar la radial.

 

Asiento cafe racer Yamaha SR125

 

En mi caso, por comodidad, utilizo una pequeña Dremel 3000, que me vale para todo, ya que la uso para cortar, pulir, decapar, lijar, taladrar… Además llama menos la atención dentro del trastero y sobre todo ocupa menos espacio.

 

Asiento cafe racer Yamaha SR125

Asiento cafe racer Yamaha SR125

 

En 10 minutos había cortado todos los elementos que me sobraban del subchasis. Ojo, ni se te ocurra cortar nada del chasis o tu moto no se podrá homologar.

 

Asiento cafe racer Yamaha SR125

 

Ya sólo faltaba lijar (con la propia Dremel o con una lima común) para que no quedasen bordes cortantes y pintar de negro las partes lijadas.

Con el chasis preparado para adaptar nuestro flamante asiento, tuvimos que ideárnoslas para fabricar unos anclajes a medida. Esto vas a tener que hacerlo con cualquier asiento que compres, si no has usado el original. Siempre, siempre, siempre, existirá una solución para adaptar tu asiento al chasis, pero en ocasiones tendrás que utilizar fuertes dosis de imaginación.

En nuestro caso, el asiento traía unos anclajes que no nos valían. Pero debajo de las almohadillas de goma, encontramos dos agujeros que coincidían casi exactamente con unos agujeros del chasis.

 

Asiento cafe racer Yamaha SR125

Asiento cafe racer Yamaha SR125

El problema estaba resuelto. Con unas simples U de acero compradas en la ferretería, conseguimos unir el asiento al chasis. Como el asiento es algo flexible, lo obligamos a seguir la forma del subchasis, sin tener que modificar este.

Asiento cafe racer Yamaha SR125
El resultado nos encantó, ya teníamos donde sentarnos a imaginar las siguientes fases de nuestra transformación. Ya faltaba menos para vernos rodando con Torrefacta.

Y tú, ¿qué opinas? ¿cómo llevas tu propia Operación 125?

 

Asiento cafe racer Yamaha SR125

Asiento cafe racer Yamaha SR125

Suscríbete ahora y llévate GRATIS la guía Tu Cafe Racer por 1.500 € en 5 pasos.

Cafe Racer barata

3 comentarios en “Operación CR125. Día 8 – Cómo elegir un asiento cafe racer”

  1. Va quedando muy bien, el depósito una pasada, pero la Yamaha no tiene tan recto el chasis como a mi me gustaria (ojo gusto personal).

    Una pregunta, si le añadieras un tubo en U metalico en el final del subchasis, sería homologable?

    Salu2

    1. Jajaja, no adelantes acontecimientos Claudio! Es una de las ideas que tengo en mente. No habría ningún problema a la hora de homologarlo, y es bastante sencillo de montar.

      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *