Operación CR125. Día 6 – El depósito de Torrefacta

Ya no había vuelta atrás. Teníamos a nuestra Cafe Racer de 125 cc metida en el trastero, completamente desmontada y lista para comenzar su transformación… e íbamos a empezar por el depósito.


 

El depósito de una Cafe Racer es sin duda alguna uno de los elementos más importantes. En una moto reducida a su mínima expresión, el depósito es la pieza que más llama la atención y por eso debemos esforzarnos al máximo para obtener un buen resultado.

En las originales Cafe Racers de los años 60, mientras todas las piezas se minimizaban para ganar unas décimas al cronómetro, el depósito se ampliaba para poder albergar mayor cantidad de gasolina.

Respecto al depósito de Torrefacta, teníamos claro que íbamos a mantener el original, pero su color negro mate pintado a brochazos no era ninguna opción aceptable. Teníamos que lograr algo muy llamativo que se convirtiera en la seña de identidad de nuestra pequeña Cafe Racer de 125 cc.

 

Cepillado de depósito para cafe racer

 

La opción de llevarla a pintar a un profesional era sin duda una apuesta segura. Por unos 100€ podría obtener un resultado inmejorable, y al fin y al cabo era el componente que más se iba a ver de toda la moto. Sin embargo, dado que nuestro presupuesto era muy reducido, decidimos ahorrarnos unos cuantos euros y buscar una alternativa barata y sobre todo muy vistosa: íbamos a decapar y cepillar nuestro depósito.

Antes de empezar debo advertirte de que decapar un depósito conlleva un riesgo importante: no sabemos lo que nos vamos a encontrar debajo de la pintura.

En efecto, el depósito ha podido ser reparado, y bajo la pintura original podemos encontrarnos un mosaico de manchas de fibra, cubriendo bollos de mayor o menor consideración. Esta fibra puede eliminarse, pero tendrás un depósito decapado totalmente abollado.

A pesar de esto decidimos tirarnos a la piscina. Compramos un buen decapante y lo aplicamos con una brocha sobre el depósito de nuestra Yamaha. Llegados a este punto no se me ocurrió nada mejor que agitar el bote antes de abrirlo. Al destaparlo un chorro de líquido abrasivo fue a parar directo a mis ojos, perdiendo varios años de vida y dejándome medio ciego durante una semana. Por favor, ten cuidado cuando trabajes con productos peligrosos.

Comenzamos decapando en la cocina de casa, hasta que me pilló mi mujer y tuve que salir de allí por patas.

El decapante actúa sobre la pintura ablandándola y separándola de las capas inferiores. Para eliminarla me ayudé de una espátula. Bajo la capa negra apareció una gris, y debajo otra amarilla. Bajo la amarilla apareció otra negra y finalmente llegamos al metal. Una tortura, vaya…

 

Cepillado de depósito para cafe racer

 

Dado que la tarea era desesperadamente lenta, decidí dejarme de medias tintas. Llevaba horas trabajando con el decapante y la espátula, y los resultados se hacían esperar, así que llamé a la infantería pesada.

 

Cepillo de nylon naranja para decapar

 

Agarré el taladro (como el que tienes en casa) y mi cepillo preferido: el naranja de nylon (este te lo vas a tener que comprar en cualquier ferretería o en este enlace de Amazon) y me dispuse a terminar lo que había empezado.

 

 

Con este método avancé mucho más rápido y pronto se pudieron ver los resultados que buscaba.

 

Cepillado de depósito para cafe racer

 

Cuando di por terminado el decapado, pasé al proceso de cepillado, que es exactamente lo mismo que estaba haciendo con el cepillo de nylon pero manteniendo pasadas rectas en la dirección deseada, en mi caso longitudinales, para obtener rayas homogéneas en la misma dirección.

 

Cepillado de depósito para cafe racer

 

Cepillado de depósito para cafe racer

 

Cepillado de depósito para cafe racer

 

Terminé el cepillado aplicando barniz incoloro en spray, para evitar la aparición de óxido, ya que acababa de eliminar todas las capas que protegían el metal del depósito. El resultado fue espectacular.

 

 

El depósito estaba listo para ser montado en Torrefacta. Desde mi punto de vista, el esfuerzo había valido la pena de sobra, y el efecto sobre la moto era increíble. Aunque eso te dejo que lo juzgues tú mismo.

 

Cepillado de depósito para cafe racer

 

Cepillado de depósito para cafe racer

 

Cepillado de depósito para cafe racer

Suscríbete ahora y llévate GRATIS la guía Tu Cafe Racer por 1.500 € en 5 pasos.

Cafe Racer barata

2 comentarios en “Operación CR125. Día 6 – El depósito de Torrefacta”

  1. El proceso de decapado, lo has ilustrado cojonudamente. Se agradece que des la referencia del cepillo.
    ¿Podrías ilustrar de la misma manera el proceso de cepillado (¿Lo haces con el mismo cepillo y el mismo taladro?).

    Impaciente por ver el resultado. Tiene muy buena pinta, efectivamente.

    1. Hola Alfonso,

      Muchas gracias por tus elogios! El cepillado lo he hecho exactamente igual, con el mismo cepillo. Simplemente cuidando de dar todas las pasadas en la misma dirección, creando los surcos que quieras. Es muy sencillo. Después no olvides lacar y después aplicar algún protector/abrillantador tipo Autosol, si no se oxida enseguida.

      Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *