No todo estaba perdido

Los comienzos nunca son sencillos pero la ilusión hace siempre las cosas más fáciles.

Tras la primera impresión, tenía la esperanza de que la moto estuviera simplemente sucia, o como mucho que la batería estuviera descargada o que no tuviese gasolina. Poco me había faltado para presentarme ataviado con casco y guantes para probarla.  Sin embargo tras una primera inspección constaté que, por lo menos, el sistema eléctrico no podía funcionar. A las pruebas me remito.

restauracion-sanglas-400f

 

La mayoría de los cables estaban si no cortados, quemados o pelados, muchos unidos por cinta aislante blanca, negra, roja, esparadrapo,… No pude comprobar si la batería estaba descargada o echada a perder, pero era obvio que ese no sería el día en que la moto arrancara.

Gran parte de las piezas cromadas de la moto estaban cubiertas de óxido y las partes pintadas de negro presentaban numerosos desconchones. El barro y el polvo cubrían todas las piezas como si les costase separarse de la moto tras haber pasado tantos años juntos.

restauracion-sanglas-400f

Yo de motores por aquel entonces no sabía nada, por descarte podía llegar a ubicarlo, pero no podría distinguir el carburador de la culata, la bujía o el cárter. Por tanto me era imposible determinar si me encontraría con problemas más serios que los meramente estéticos.

restauracion-sanglas-400f

Los relojes del velocímetro y el cuenta revoluciones no presentaban mejor aspecto, además, un caballo que había deambulado por el taller, había contribuido altruistamente a empeorar su estado, al entrar descontrolado donde dormía la Sanglas y romper uno de los cristales.

restauracion-sanglas-400f

Otros elementos de la moto, como el asiento y las carteras, no habían corrido mejor suerte. No obstante no todo estaba perdido, tras quitar la primera capa de polvo y barro y colocar cada elemento donde debía estar, pude apreciar por primera vez el potencial de la criatura, incluso parecía en aquel momento que no quedaba tanto trabajo por delante, iluso de mí. No todo estaba perdido. Continuaba la restauración de la Sanglas 400F.

restauracion-sanglas-400f

Suscríbete ahora y llévate GRATIS la guía Tu Cafe Racer por 1.500 € en 5 pasos.

Cafe Racer barata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *