Las 10 motos más feas de la historia

Se acaba el verano, y antes de contarte qué tal nos ha ido la semana con Afortunada, hemos pensado en hacer una de esas listas que tanto nos gustan. A priori nos encantan todas las motos pero… ¿todas? Hoy os traemos las motos más horribles de la historia.


Si tienes alguna de las motos que aparecen en esta lista, por favor, ¡perdónanos! Se podría decir que tienes una moto con mucha… ¡personalidad! Para gustos los colores, por supuesto, pero aquí comienza lo que para nuestra humilde opinión, constituye la mayor aberración de la historia del motociclismo. Si no estás sentado hazlo, porque empezamos.

1) Ossa Urbe (1982-1984)

Comenzamos nuestro ranking, como no podría ser de otra manera, con una autocrítica. A pesar de ser amantes del producto nacional y de tener en nuestro taller un montón de motos españolas, con la Urbe, Ossa se cubrió de gloria.

El fabricante del trébol, al igual que el resto de fábricas de motos españolas, no pasaba por sus mejores momentos. Las japonesas habían entrado con fuerza en España, copando un mercado antes monopolizado por el producto nacional. Ossa, que era referente en motos de campo, tuvo que reinventarse, y no se le ocurrió mejor manera de hacerlo, que con la Ossa Urbe.

Se trataba de una moto urbana, parecida a las scooters actuales, con carenado integral y maletas incorporadas. Ossa intentó aprovechar componentes de otros modelos, para abaratar la producción, pero su diseño y su precio la convirtieron en un fracaso de ventas, con tan sólo 500 unidades.

 

Las motos más feas de la historia

 

2) Buell RR1000 Battle Twin (1986-1988)

Como todas las motos de la lista, en su lanzamiento hubo quienes la vieron como toda una revolución de la época y quienes se horrorizaron ante una moto tan difícil de mirar.

Esta moto de 70 caballos y 998 cc montaba un motor Harley Davidson y fue concebida por Erik Buell para batir a las Ducatis, que dominaban los circuitos en América. Nunca consiguió batirlas en competición, pero sí que consiguió una moto muy rápida y manejable, a pesar de su pesadísimo motor. No podemos dejar de alabar que Erik Buell era un joven ingeniero recién salido de las filas de Harley, y que se propuso diseñar su propia moto. Lo consiguió.

 

Las motos más feas de la historia

 

 

3) Scootavia Serie 1 (1949-1954)

Puede tacharse de fea, pero la verdad es que esta moto nos encanta. Esta mezcla entre tractor y scooter se fabricó en Francia en los años 50. Se comercializó como una moto de lujo, por 131.000 francos, y montó motores de 125 y 175 cc. Alcanzaba unos nada desdeñables 75 km/h y, al igual que las Vespas, llevaba una rueda de repuesto de serie.

 

Las motos más feas de la historia

 

 

4) Harley Topper (1960-1965)

No perdemos de vista las scooters. En este caso la única que fabricó la americana Harley Davidson. Se trataba de una monocilíndrica de dos tiempos, de 165 cc. A diferencia de las anteriores, la Topper es casi una moto de culto, y existen webs y asociaciones especializadas en esta curiosa moto. Entre sus detractores, aquellos que tuvieron que devolverla debido a sus frecuentes calentones, al no montar ningún sistema de refrigeración. Al igual que la Scootavia, ¡cada vez nos gusta más!

 

Las motos más feas de la historia

 

5) MSS-1 (1965)

Este engendro es para mi gusto es más feo de toda la serie. Fue un invento polaco del artista Stanislaw Skura, y lo del artista no es en tono jocoso, pues llegó a convertirse en un respetado escultor. Fabricó desde tanques, a bicicletas, pasando por la maravillosa MSS 1.

Montaba un gigantesco motor de avión, y fue utilizada como máquina de guerra. Fue el propio Stanislaw quien la fabricó a mano en el taller de su padre. Hoy en día es casi un objeto de culto en Polonia.

 

Las motos más feas de la historia

 

6) Honda NM4 Vultus (2016)

Lo siento, es posible que estés pensando en comprarte esta magnífica moto, o peor aún, que ya lo hayas hecho. En ese caso, por favor perdóname, pero me parece horrible.

Este engendro de Honda acaba de ver la luz en 2016. Se trata de un proyecto de jóvenes ingenieros de la marca nipona, a quienes dieron libertad para crear un modelo rompedor, y parece que lo han conseguido. Se inspiraron en Akira, un personaje de cómic japonés, aunque bien podrían haberlo hecho en Batman.

La Vultus es todo un despliegue de última tecnología, monta una sofisticada transmisión automática de doble embrague, por lo que por el mismo precio, tendrás una moto manual y otra automática. El cuadro de mandos parece salido de un videojuego y permite iluminarse con hasta 25 colores diferentes. Puede adquirirse nueva a partir de 12.000 €.

 

Las motos más feas de la historia

 

7) Aprilia Motó 6.5 – Philippe Starck (1995-1996)

Aprilia encargó el diseño de este modelo al famoso diseñador Philippe Starck, a sabiendas de que nadie quedaría indiferente. Lo consiguió, y a esta moto de 1995 no le faltan ni detractores ni seguidores.

Este excéntrico parisino vive en una cabaña sin agua ni luz, e imaginamos que ideó la Motó para desplazarse por estos alejados parajes. Además de la Aprilia, Philippe ha diseñado hoteles de cinco estrellas, sillones y exprimidores.

 

Las motos más feas de la historia

 

8) Uno Dycicle (2008)

Este invento no puede catalogarse como motocicleta, sino más bien como biciclo. Se trata de un vehículo eléctrico con dos ruedas ubicadas en el centro de su estructura. Al igual que los famosos Segway, la Uno Dycicle se mueve al tumbarse el conductor hacia delante y frena al desplazar el peso hacia atrás. De hecho, el diseñador del Uno trabajó bajo las órdenes de Trevor Blackwell, el inventor del Segway.

El Uno se creó en 2008 y obtuvo numerosos premios de diseño, lo cual no le ha librado de aparecer en nuestra lista.

 

Las motos más feas de la historia

 

9) BMW K1 (1982-1993)

Nos encantan las BMW, Azahara duerme en nuestro taller, y somos seguidores de cada uno de sus modelos, por eso no podíamos olvidarnos de la K1.

Es posible que el clima lluvioso germánico requiera carenados robustos para evitar que las inclemencias del tiempo afecten a nuestras monturas, pero con la K1, a BMW se le fue la mano.

1983 veía nacer al modelo con el que BMW pretendía hacer frente a las todopoderosas marcas japonesas que empezaban a inundar Europa. Sus bicilíndricas se quedaban atrás, y con la K1 dio un importante salto de potencia hasta los 100 CV. Alcanzaba la nada desdeñable cifra de 230 km/h, aunque sus competidoras llegaban a los 270 km/h.

Fue un fracaso en ventas. Era una moto larga, pesada y difícil de conducir, que no consiguió frenar el avance nipón.

Las motos más feas de la historia

10) Morbidelli 850 V8 (1994)

Terminamos esta serie con la que se convirtió en la moto más cara del mundo. Pagar 60.000 $ por semejante engendro nos parece más que suficiente para aparecer en nuestro ranking.

Tras haber obtenido buenos resultados en los mundiales de motociclismo, Morbidelli quiso pasar a la historia fabricando una moto legendaria. Por cilindros no sería, pues la Morbidelli montaba 8, con 120 caballos, que la propulsaban hasta los 230km/h. Sin embargo era una moto enorme, pesada, fea, y sobre todo, carísima.

 

Las motos más feas de la historia

 


Esta es nuestra selección, nos hemos quedado bastantes horrores en el tintero, pero queremos que seas tú quien complete la lista y nos digas cuál es para ti la moto más fea del mundo. ¡Esperamos tu comentario!

Suscríbete ahora y llévate GRATIS la guía Tu Cafe Racer por 1.500 € en 5 pasos.

Cafe Racer barata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *