Operación CR125. Día 10 – El faro de nuestra cafe racer

Con nuestra cafe racer de 125cc reluciente y brillante, tocaba seguir montando componentes sobre ella. Su faro original era horrible, por lo que había decidido eliminarlo de raíz.


El faro de nuestra Yamaha SR 125 es un bloque que aúna el propio faro, los dos intermitentes delanteros y el velocímetro. No es que yo tenga nada en contra de este horrible mamotreto, pero si queríamos conseguir una estética cafe racer con Torrefacta, no nos quedaba más remedio que cambiarlo.

Para el faro teníamos un presupuesto de 70€ y para los intermitentes 60€, así que comencé la búsqueda en mi amado Amazon para comprar un faro cafe racer.

Faro cafe racer barato
Faro cafe racer barato
Faro cafe racer barato

Si te soy sincero, estoy faros no estaban mal, y si pudiera volver atrás (y si sigues leyendo sabrás el por qué) compraría uno de ellos, ya que se ajustaban a nuestro presupuesto, eran sencillos y seguro que no me iban a dar ningún problema en el futuro. Además tienen el marcado CE, indispensable para poderlos homologar (esto es muy importante, sin marcado, no puedes homologar, y la mayoría de los componentes comprados en China no lo tienen).

Sin embargo quería algo diferente, algo que llamase la atención al mirar la moto, y mi pasión por las clásicas me traicionó. ¿Por qué no adaptar un faro de una moto clásica a nuestra cafe racer de 125cc?

Dicho y hecho. Después de barajar varios modelos me decanté por un faro de una Montesa Brío. Me decanté por un faro en un estado lamentable. La-men-ta-ble.

Faro cafe racer yamaha sr125

 

Faro cafe racer yamaha sr125

 

Me costó 40€, 30€ por debajo del presupuesto. Pero además me estaba ahorrando el velocímetro, ¡120€ recortados de golpe sobre mi presupuesto! Acababa de ganar 150€ sin moverme del sillón. (Qué inconsciente era mi yo del pasado…).

Dado el estado del faro, comencé la tarea de restauración. Decidí pulirlo, para que su aspecto fuera en línea con el depósito.

Pasos para pulir una pieza de metal de tu moto:

1) Lijado grueso para eliminar las imperfecciones de la pieza (el óxido había picoteado por completo el metal). Todo tiene que quedar homogéneo. (Lija 400 o menos).

 

Faro cafe racer yamaha sr125

 

2) Vamos cambiado de lija de agua gradualmente, cada vez a grano mas fino. Yo acabé en 1500. Utilicé 400 – 800 – 1000 – 1500.

 

Faro cafe racer yamaha sr125

Faro cafe racer yamaha sr125

 

3) Limpiamos bien la superficie con disolvente y un trapo de algodón.

4) Aplicamos el disco de fieltro con la pasta marrón. Yo utilizo el de Wolcraft, que funciona muy bien y es barato.

 

Pulido motor Ducati Forza

 

5) Aplicamos el disco de trapo con la pasta azul.

6) Limpiamos la superficie.

Después de este arduo proceso la verdad es que el faro quedó genial, mucho mejor de lo esperado, por lo que el esfuerzo había merecido la pena. Eso sí, conviene pararse a pensar en el tiempo necesario para conseguir este resultado, tiempo al que por supuesto no había puesto precio.

 

Faro cafe racer yamaha sr125

 

Le tocaba el turno al velocímetro, que abrí con sumo cuidado, limpié, engrasé y pulí su cristal (en la próxima entrada te enseñaré cómo pulir un cristal).

 

Faro cafe racer yamaha sr125

Faro cafe racer yamaha sr125

Faro cafe racer yamaha sr125

 

También quedó de maravilla. Parecía que la inversión había merecido la pena.

Con la bocina lamentablemente no pude hacer nada. Por mucho que la abrí, limpié, y apliqué corriente, no conseguí que sonara más que esto.

 

Faro cafe racer yamaha sr125

 

 

Con todo preparado me dispuse a instalar el faro en Torrefacta. En este momento me di cuenta de que en mi presupuesto no había considerado soportes de ningún tipo, por lo que tuve que añadir 10€ más a mi cuenta.

 

Soportes de faro delantero cafe racer

 

Con ellos sí que podía montar mi flamante faro de Montesa Brío, y el resultado me pareció más que notable. Mi Yamaha ya tenía un faro cafe racer.

 

Faro cafe racer yamaha sr125

Faro cafe racer yamaha sr125

 

Fue justo en este momento cuando mandé esta foto a Juan, nuestro ingeniero encargado de homologar todas las motos. La conversación fue más o menos así:

– ¡Juan! Mira qué pasada de faro he montado en Torrefacta.

– ¡Pero dónde vas con ese velocímetro de la Segunda Guerra mundial!

– Mola, ¿eh? Es de una Montesa Brío.

– Muy bonito sí, pero no pensarás homologarlo, ¿no?

– ¿Cómo que no?

– A ver… poder se puede, pero te vas a tener que gastar los 200€ que vale el ensayo de laboratorio…

Mi gozo en un pozo. Tan entusiasmado como estaba con el faro de la Montesa, había olvidado por completo que los velocímetros mecánicos (con reenvío) requieren un ensayo de laboratorio para poder homologarse. Este capricho iba a encarecer 200€ mi homologación, borrando de un plumazo mi ahorro de 150€.

Decidí renunciar a él, con toda la pena de mi corazón… En la entrada correspondiente al velocímetro te contaré el finalmente elegido.

Por ahora, Torrefacta tendría su faro, pero no un velocímetro.

 

Suscríbete ahora y llévate GRATIS la guía Tu Cafe Racer por 1.500 € en 5 pasos.

Cafe Racer barata

3 comentarios en “Operación CR125. Día 10 – El faro de nuestra cafe racer”

  1. El faro un gran acierto el velocimetro tiene facil solucion.. compra el mas sencillo homologado que puedas acoplar le quitas el cristal haces adhesivo como antiguo i le colocas nuevamente el cristal quedara perfecto y sera homologado

  2. Hola. Hace poco compre un velocímetro nuevo de una marca alemana, mecánico, para una honda. Me enviaron documentación, pero recuerdo que me comentó su ingeniero que sólo piden ensayos de laboratorio para los no mecánicos, para garantizar que no hay interferencias en las señales, si no recuerdo mal. Hace unos meses de esto.
    Coméntalo con tu ingeniero y si queréis puedo volver a plantearle la cuestión a este fabricante.
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *