Cómo elegir una buena base para cafe racer

Sois muchos los que nos preguntáis si un modelo concreto es una buena base para cafe racer. Vamos a intentar dar algunos consejos para que tu elección sea todo un éxito.


¿Esta moto vale para hacer una cafe racer? Seguro que alguna vez te has preguntado esto, cuando has visto alguna ganga por internet o sencillamente cuando has mirado tu moto, a la que quieres dar una segunda oportunidad.

La primera respuesta a esa pregunta es inmediata: .

Casi todas las motos pueden, de forma más o menos purista, ser transformadas en cafe racer. Sin embargo, existen determinados factores que pueden facilitarte la vida si lo que quieres es hacer una cafe racer desde cero.

Eso es precisamente lo que estamos haciendo nosotros con nuestra Operación Cientoveinticinco.

¿Qué debe cumplir una moto para una buena base para cafe racer?

1. Tener un chasis plano

Una de las principales premisas del cafe racer más purista es que sus elementos principales definan una línea visual lo más recta posible.

Faro, depósito y asiento deben trazar una línea recta y esto se consigue con un chasis plano.

Si analizamos la forma de la Triton, posiblemente el paradigma del verdadero cafe racer (mezcla del motor Bonneville de Triumph y del chasis Featherbed de Norton), comprobaremos que forma una línea recta.

Base para cafe racer

Como todo, esto no es excluyente. Existen preciosas cafe racers con chasis con formas inverosímiles, pero seguramente tu transformación se complique.

2. Tener un chasis tubular

Las motos más modernas montan chasis formados por bloques prismáticos, es decir, con aristas. Esto complica la transformación, ya que dificulta el anclaje de los nuevos elementos, y produce un efecto menos “clásico” en la moto final. Fundamentalmente se trata de una cuestión de gustos, por ejemplo la Suzuki GSX 1100 no tiene un chasis tubular y es una de las motos más transformadas a cafe racer.

3. Tener líneas clásicas, pero no ser demasiado antigua

El fenómeno cafe racer, en esencia, busca conseguir que una moto parezca clásica sin que necesariamente lo sea. Por lógica, transformar una moto tipo Racing será mucho más complicado que hacerlo con una Naked, cuyas líneas ya son clásicas de serie. (¿Te he dicho alguna vez que odio que todas las palabras del mundo de las motos sean en inglés?)

Las motos demasiado modernas, montan innumerables elementos sobrantes que tendrás que eliminar, además de una componente electrónica importante, que a buen seguro complicará tu transformación.

Por contra, una moto demasiado antigua, puede darte tremendos dolores de cabeza por averías mecánicas y falta de prestaciones.

Lo ideal sería una moto de los años 80-90 en buen estado.

4. Que se pueda “descarenar

El carenado es lo primero que vas a tener que eliminar de la moto base, por lo que es básico que puedas quitarlo fácilmente. Existen motos modernas, más parecidas a una scooter que a una moto de carretera, con carenados que básicamente forman parte de su chasis, imposibles de eliminar sin renunciar a comodidad y seguridad.

Cuanto más chasis se vea, mucho mejor.

5. Que funcione

Esto es una premisa básica. Estamos buscando una moto para transformar en cafe racer, no una moto para restaurar. Si compramos una moto que no funciona, porque nos parece muy barata, seguramente al final tengamos que invertir tiempo y dinero en solucionar sus problemas mecánicos.

En el peor de los casos, después de haber destinado horas y horas a la transformación, puedes encontrarte con un indeseado problema que no se pueda resolver. Habrás tirado tu tiempo y tu dinero.

6. Que tenga papeles

Esto parece una cosa lógica, sin embargo, en infinidad de ocasiones encontramos “chollos” de segunda mano que nos parecen la mejor base cafe racer del mundo. Cuando rascamos un poco, descubrimos que la moto en cuestión no tiene papeles. En la mayoría de los casos nos encontraremos con un vendedor que nos asegurará que los papeles se pueden sacar sin problema, aunque la moto esté dada de baja definitiva.

El vendedor no nos está engañando, pero tampoco nos está diciendo que obtener esos papeles es un proceso largo y tedioso, con visitas al notario, dgt, ITV… Yo, personalmente, no te lo recomiendo.

Muchas veces (al menos yo lo he hecho), compramos una moto sin papeles con la idea de comprar un chasis documentado. En una transformación cafe racer, es habitual modificar el subchasis además de fijar los nuevos elementos al chasis. Si después de haber modificado toda la moto pretendemos cambiar el chasis, el trabajo será doble.


 

Estos son nuestros consejos, si no te gustan, ¡tenemos otros! Pero sobre todo nos gustaría que fueras tú quien nos aconsejara a nosotros en los comentarios. ¿Qué aspectos valoras a la hora de elegir tu moto base para cafe racer?

Suscríbete ahora y llévate GRATIS la guía Tu Cafe Racer por 1.500 € en 5 pasos.

Cafe Racer barata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *