Viaje hacia las entrañas de Lebrijana

Después de montar pieza a pieza la Benelli tocaba comprobar si el desagradable ruido del motor había desaparecido. Lo había achacado a un fallo del embrague, y esperaba haber acertado, porque después de haber montado la moto entera no me apetecía nada volver a empezar de nuevo con la engorrosa tarea de desmontar el motor.


Tras varios intentos con el pedal, la sencilla mecánica italiana de la “dos tiempos” respondió con una bocanada de humo y poco después con su rugido característico. La moto sonaba perfectamente, pero tendría que meter primera para comprobar que efectivamente había subsanado el problema.

La marcha engranó a la perfección y la rueda comenzó a moverse sin problema, sin embargo, al evitar el movimiento con el pie, el ruido volvió a aparecer. No había solucionado nada. El problema no podía deberse al embrague, pues las marchas entraban perfectamente, y el ruido sólo se escuchaba en la primera.

Tocaba desmontar de nuevo el motor, pero esta vez en serio, hasta la última tuerca, hasta llegar a las entrañas del mismo y descubrir que era lo que impedía el correcto funcionamiento de la primera marcha de la Benelli.

 

Motor Benelli 250

 

Quedé con mi amigo Carlos a desayunar en el taller, si íbamos a afrontar la titánica y atrevida tarea de desmontar pieza a pieza el motor, tendríamos antes que coger fuerzas.

 

IMG_1501

 

Para ser sinceros, y como se aprecia en la foto, cuando Carlos llegó, impaciente de mí ya había desmontado medio motor.

Había comenzado por quitar los tornillos que aseguraban las culatas, que son las partes superiores de los cilindros, donde se colocan las bujías de la Benelli (las dos piezas blancas).

 

Culata Benelli 250

Culatas de los cilindros y bujías

 

Pistones Benelli 250

Pistones

 

Al separar las culatas quedan a la vista los pistones, dos en este caso pues se trata de una moto bicilíndrica. Se podían apreciar manchas negras, producto de las explosiones que se producen sobre ellos, y que provocan su movimiento y con ello el movimiento de la moto.

Desmonté el resto del cilindro para dejar a la vista los pistones al completo.

 

Pistones Benelli 250

Pistones

En la parte superior de los mismos se aprecian dos arandelas. Estas son los famosos segmentos, que permiten que el pistón se adapte totalmente al cilindro, formándose una cámara estanca en su parte superior, para posibilitar las explosiones e impedir que se escapen los gases. Para que se entienda mejor, el segmento sería en una jeringuilla la parte de goma que empuja el aire. Sin esa goma, al presionar el émbolo se nos escaparía por detrás el líquido o aire de la jeringa, además de rozar el interior.

 

¿Qué son los segmentos?

Segmentos de un cilindro

Vacié el aceite del embrague y quité su tapa.

 

Cambiar aceite del motor

Aceite del motor

Embrague Benelli 250

Embrague y pedal de arranque

 

Así como la tapa del empujador y el alternador.

 

Alternador Benelli 250

Alternador a la izquierda y piñón de ataque a la derecha

Una vez quitado todo esto me encontraba justo en el límite de mis anteriores expediciones al interior de un motor, a partir de aquí no sabíamos qué podríamos encontrarnos y no había vuelta atrás. Podíamos desmontar piezas que luego no fuéramos capaces de montar, dejando la moto inservible, pero sin primera marcha, la Benelli era igualmente inservible por lo que decidimos arriesgarnos.

Empezamos quitando todas las tuercas que aseguraban los pasadores que atravesaban el motor de arriba a abajo.

 

IMG_1508

 

Se podía apreciar la línea transversal que marcaba la separación entre la tapa de arriba y la de abajo, tan cerrada y disimulada que aseguraba que nunca antes había sido abierta.

 

IMG_1497

En primer plano a la derecha, el eje del pedal de arranque

Una vez quitados todos, la tapa no mostraba  ninguna intención de separarse, por lo que tuvimos que utilizar un martillo de nylon.

IMG_1512

 

El motor ya estaba abierto, a pesar de ello pasamos un rato observando la hendidura, sin atrevernos a separar las dos tapas, pues no sabíamos qué nos encontraríamos debajo.

Y apareció esto mientras resonaba en nuestras cabezas la banda sonora de 2001 Odisea en el Espacio.

 

Caja de cambios Benelli 250

 

Una maraña preciosa y perfecta de engranajes, aunque también un rompecabezas que descifrar.

De izquierda a derecha nos encontraríamos con:

  1. Cigüeñal: eje en el que se apoyan los pistones y que genera el movimiento del motor gracias a las explosiones de gasolina.
  2. Eje primario: recibe directamente el movimiento del cigüeñal. El cilindro grande que se aprecia en su parte superior es el embrague.
  3. Eje secundario: mediante distintas combinaciones de engranajes (las distintas marchas) transmite el movimiento del motor a la rueda. La cadena de la rueda se acopla al engranaje que aparece separado del resto en su parte inferior. Este engranaje se conoce como “piñón de ataque”.
  4. El eje de arranque: pone en marcha todo el mecanismo gracias a la fuerza que aplicamos con la pierna al pedal

Habíamos abierto el motor, ya teníamos acceso a los componentes que estaban produciendo ese ruido tan desagradable al meter la primera marcha. Sólo quedaba encontrar al culpable. Habíamos recorrido la mitad del camino.

Suscríbete ahora y llévate GRATIS la guía Tu Cafe Racer por 1.500 € en 5 pasos.

Cafe Racer barata

2 comentarios en “Viaje hacia las entrañas de Lebrijana”

    1. Hola Er de las bicis, alias KIKEH!

      No lo descarto! Ahora ando escaso de tiempo como bien sabes, pero a medio plazo lo tengo en mente!

      Un abrazo y gracias por leernos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *